domingo, 4 de diciembre de 2016

Y una ración de sorteos!

Marina Córdoba de Mis lecturas celebra su cuarto aniversario y sus mil seguidores sorteando un ejemplar de Tan poca vida.
Bases: aquí.
Plazo: Hasta el 15 de diciembre






Las Inquilinas de Netherfield sortean ocho libros por su primer aniversario.
Bases: aquí
Plazo: Hasta el  17 de diciembre







Icíar de Los mil y un libros lleva a cabo su ya tradicional sorteo de Navidad. En esta ocasión los libros que sortea son Sapiens de Hariri, y La carne de Rosa Montero.
Bases: aquí.
Plazo: Hasta el 4 de enero.





Y José Docavo, para celebrar el lanzamiento de su próxima novela, El nombre de tus sueños, tira la casa por la ventana y va a sortear un Kindle Paperwhite. El ganador del lector será aquella persona cuyo número coincida con las tres últimas cifras del Primer Premio de la Lotería de El Niño. Las bases para participar están aquí.

¡¡¡Mucha suerte a tod@s!!!
 

viernes, 2 de diciembre de 2016

Noviembre me fue...

Ya está aquí diciembre. Parece mentira que estemos ya terminando el año! Volaito, se me ha ido volaito... Cada vez se van los meses más rápidos. Y toca hacer ya repaso del mes de noviembre que se ha escapado. Estos son los libros leídos.




Y voy poniéndome al día con las reseñas:

Mis estanterías han recibido varias visitas este mes.


También he tenido tiempo para ir al cine, con dos películas que me han resultado muy entretenidas. ¿Os he dicho alguna vez que tengo debilidad por Benedict Cumberbatch? Creo que no soy la única...


En cuanto a series, he terminado de ver la última temporada de Olmo y Robles y sigo viendo  Lucifer. Y he empezado a ver Lo que escondían sus ojos pero no termina de convencerme. No creo que la termine.  


Y este mes he tenido que "soportar" durante dos sábados que me llamen a las siete y media de la mañana para preguntarme si quería ir a... Y estos son los planes que salen bien, los que no se preparan. Los que surgen. Dos días fabulosos los que he pasado en estas preciosas ciudades. Si en otra ocasión no voy con tanta prisa, a ver si puedo quedar con alguien. 





Y termino ya esta larguita entrada, eso sí, con música. Y como ya hemos entrado en el mes navideño, villancico toca. 


Y vuestro mes, ¿qué tal ha ido?

miércoles, 30 de noviembre de 2016

El noviembre de Kate de Mónica Gutiérrez

El noviembre de Kate
Mónica Gutiérrez
Editorial Roca, 2016
Kate vive en un edificio antiguo como su propia tristeza y hace tanto tiempo que se ha dejado llevar por la rutina que ya no recuerda el sentido de los pequeños detalles, la aventura escondida en las sorprendentes pistas cotidianas. Un extraño jardín y una emisora de radio colgada del cielo en una buhardilla de madera constituyen su refugio para ese otoño. Y, sin embargo, aunque en la pequeña ciudad de Coleridge todos ignoren las advertencias de un excéntrico meteorólogo, el tiempo está a punto de cambiar el noviembre de Kate de la mano de un hombre bueno con planes de venganza, un sábado de tortitas y la risa de los argonautas.

Mónica lo ha vuelto a hacer. Ha vuelto a seducirme con sus personajes, con sus historias, con sus palabras, con su modo de contar... Ha vuelto a descubrirme un lugar mágico, en el que refugiarme, al que escaparme. Un lugar que, pese al frío, resulta acogedor, cálido, confortante... 

Porque leer a Mónica supone, una vez más, alejarse de nuestra realidad por un ratito, dejar nuestros problemas atrás, olvidarlos mientras estás enfrascada en la lectura, sonreír a la vida...

Imposible no querer a Kate, con su inocencia, con su dulzura, con su simpatía. Entrañable también Don, el personaje del que se enamora. Y si encantador es Don, más lo es su padre. Y también su hermano, aunque de cara al exterior se muestre algo gruñón. Y todos, absolutamente todos los personajes que van apareciendo a lo largo de la novela se dejan querer, hasta el jefe de Kate... Todos están descritos con tanto mimo y con tanto amor que resultan inolvidables. 

Magnífica también es la ambientación de la novela. De nuevo Mónica crea un lugar ficticio que no importaría nada visitar. A pesar de esa ola de frío que inunda Coleridge. Porque es imposible no sentirse en ese bar al que acude Kate para hablar con su amigo, el barman, y donde se reúne Don con sus amigos; imposible no sentir ese olor a café y a tortitas recién hechas en la casa de Don; imposible no sentir la magia de la radio cuando Kate está emitiendo su programa...

En definitiva, una lectura cálida, que te acoge, que te acuna, que te va envolviendo entre sus palabras y te hace sentir feliz mientras la lees. Y cuando la terminas, sabes que un día volverás a encontrarte con Kate. Quizás para el próximo noviembre.  

martes, 29 de noviembre de 2016

Sorteo ¡Porque quiero!

En ocasiones los libros se despistan y llegan a mi casa por error, creo yo. Porque hay libros que no son para mí. Y a pesar de esto, yo los cojo, los cuido... Y hasta intento animarme y empiezo a leerlos. Pero no, no son para mí. Y me piden volar. Para que sus historias puedan ser disfrutadas por alguien. Así que hoy le toca volar a este libro. Que espero que encuentre en alguna de vuestras casitas el hogar que se merece. 

Andrea encuentra trabajo en Madrid y contacta con Pablo, un amigo de la adolescencia, para compartir piso y gastos. Lo que no podía imaginar es el hombre en que se ha convertido Pablo, ni su nivel de vida. 
Pablo sólo sabe que Andrea que había dejado a su novio de toda la vida. Enamorado de ella desde el instituto, la acoge en su casa. 
Con la convivencia sus vidas dan un giro de 180º. Se ven inmersos en una serie de acontecimientos inevitables que les llevarán a vivir el sexo y el amor como nunca lo habían hecho.





En cuanto a los requisitos, como siempre lo voy a poner fácil. Sólo tenéis que dejar un comentario aquí diciendo que queréis participar.  No hace falta seguir el blog.  Será un sorteo nacional (España). No hay ningún requisito más. Habrá  un premio para los seguidores del blog, quienes tendrán un puntito extra. El plazo para participar empieza hoy y termina el 10 de diciembre.


¿Os animáis?

lunes, 28 de noviembre de 2016

Estos días leo...#40 y un tentador sorteo

¡Ya estoy de vuelta! Y con ordenador nuevo, que el otro no se puedo arreglar. Aunque también he estado perdida porque la semana pasada estuve otra vez de obras y encima con una gripe que aún se resiste a abandonarme. Pero ya voy poquito a poquito mejorando. 

En cuanto a las lecturas, no he tenido mucho tiempo para ellas. Sí he logrado acabar Sobre Grace de Anthony Doerr, que adelanto que no me ha gustado mucho. Y sigo con Estaciones de paso de Almudena Grandes.
Tal vez las verdaderas experiencias emocionales, las que nunca se olvidan, sean las que se producen en la adolescencia, ese territorio quebradizo en el que uno se asoma por primera vez a la vida adulta. Estaciones de paso recoge cinco historias de adolescentes abocados a vivir circunstancias que les sobrepasan, pero que, sin sospecharlo, acabarán forjándoles como adultos. Son historias de determinación y coraje, de conflicto con el entorno familiar, pero también de amor, de educación sentimental y de formación de la conciencia.

Como el muchacho de «Demostración de la existencia de Dios», que mediante el relato ingenuo de un partido de fútbol narra su tragedia. O la joven que en «Tabaco y negro» se siente heredera de un don y de un oficio legendarios. O Carlos, que evoca en «El capitán de la fila india» las vacaciones que vieron nacer su compromiso político. O Maite, que en «Receta de verano» cocina su confusión interior mientras cuida de un padre inválido. O Tomás, que en «Mozart, y Brahms, y Corelli» consigue seducir a una mujer tan bella que era pura música.

En Estaciones de paso, Almudena Grandes ofrece una galería inolvidable de jóvenes, aturdidos y desorientados, pero empeñados en salir adelante, magistralmente retratados aquí a partir de pretextos tan dispares como el fútbol, los toros, la política, la cocina o la música...
Y estoy empezando La menorah de Petra de Carlos Díaz Domínguez.

 En 1967 Araceli Artigas es seleccionada para formar parte de un grupo de arqueólogos que, financiados por la UNESCO, van a realizar la excavación más importante efectuada hasta la fecha en la ciudad jordana de Petra.

    A medida que transcurren los días la convivencia en el grupo de los investigadores elegidos se irá tensando a la vez que iremos conociendo su pasado, sus auténticas personalidades y las verdaderas razones que los han llevado a viajar a Oriente Próximo.

    Pero ni Araceli ni el resto de sus compañeros saben que sus vidas están a punto de sufrir un trascendental giro: la Guerra de los Seis Días, la contienda que más ha marcado el conflicto árabe-israelí, está a punto de estallar.

    Buscaremos las respuestas en las arenas del desierto y en los intrincados callejones de Jerusalén, y las hallaremos en La menorah de Petra.
 
Y vosotr@s, ¿con qué libros empezáis la semana?

Termino la entrada anunciando el sorteo que Mientrasleo organiza en su blog, Entre montones de libros. Un precioso cuaderno de lecturas es el premio. Y si no toca, hará también un sorteo entre los no afortunados de dos novedades literarias. Imposible resistirse, ¿verdad? Pues picad aquí para saber lo que hay que hacer para participar. El plazo acaba el 7 de diciembre. Subrayadlo bien para que no se os olvide.


lunes, 21 de noviembre de 2016

Estos días leo...#39 y descanso forzoso...

Y otra semana que se va. Y ésta se me ha escapado sin darme cuenta, totalmente. Sigo con las mismas lecturas de la semana pasada, Sobre Grace de Anthony Doerr y Estaciones de paso de Almudena Grandes. No he avanzado mucho en mis lecturas, que he tenido una semana bastante ajetreada. Ésta se presenta más tranquilita.

Y os aviso que esta semana voy a estar apartada de las redes por motivos técnicos. El ordenador no para de darme problemas así que me lo están mirando, a ver si merece la pena repararlo o va a resultar mejor comprarse otro. Así que estaré unos días desaparecida. Espero que sean pocos.

¡Felices lecturas y buena semana!

viernes, 18 de noviembre de 2016

Irène de Pierre Lemaitre

 Irène 
Pierre Lemaitre
Trad: Juan Carlos Durán Romero
Alfaguara Negra, 2015

El comandante Camille Verhoeven vive la vida perfecta: está casado con la maravillosa Irène, con la que espera su primer hijo. Pero su felicidad se resquebraja tras un asesinato inusualmente salvaje. Desde que la noticia se hace pública, la prensa lo acecha y cada uno de sus movimientos se convierte en noticia de portada.

Verhoeven descubre que el asesino ha matado antes. Cada uno de sus crímenes parece rendir homenaje a una novela negra clásica, por lo que los periodistas se apresuran a darle un sobrenombre: «El Novelista». Quienes pueden ayudar a encontrarlo se suman a la lista de sospechosos: un librero y un profesor universitario expertos en novela negra. La investigación se convierte así en un duelo intelectual, y en una aterradora carrera contra el reloj.

Me costó meterme en este libro, no sé por qué. Porque comenzar, comienza fuerte. Pero es que mi cabeza últimamente no está centrada. Quiere abarcar muchas cosas y como dice el refrán, quien mucho abarca...

Pero volvamos al libro. Que poco a poco le fue ganando la partida a mi cabeza y se quedó pegado en mis manos hasta que llegué a la última página. Y es que a la mitad del libro ya no pude parar de leer,  deseosa de conocer quién estaba tras esos crímenes tan brutales. Y porque llegado un momento la historia pega un giro un poco predecible, pero tan violento al mismo tiempo que nos deja sin aliento y con todas las emociones a flor de piel hasta llegar al final. Un final inmejorable. 

Uno de los grandes aciertos de esta novela es Camille, su personaje principal. Un policía cuya imagen no se corresponde con la del policía habitual en este tipo de novelas. Con apenas metro y medio de estatura, esto va a condicionar mucho tanto su comportamiento como el comportamiento de los demás hacía él. Porque no van a saber en muchas ocasiones cómo mirarle, como dirigirse hacia él. Porque cualquier gesto extraño puede ser interpretado como una burla. En cuanto a su vida personal, ésta se ve afectada por su absoluta dedicación al trabajo. Ni siquiera el embarazo de su mujer hace que le dedique menos tiempo. Su obsesión por saber quién está detrás de los crímenes llega hasta ese extremo. 

Y si el autor perfila con mimo a Camille, también lo hace con el resto de personajes que aparecen en la novela. Tanto a todos los personajes que conforman el equipo de investigación, como a los posibles sospechosos y la propia esposa de Camille.

Mención aparte merecen los crímenes. A través de ellos realiza un impresionante homenaje al género negro, al recrear con absoluta precisión distintos crímenes literarios. Y hay algún libro que no me he leído que ya tengo bien apuntado. El modo en que plasma estos crímenes es brutal. No deja nada al azar. Todo está descrito con absoluta precisión, demasiado en ocasiones. Estas escenas no son aptas para estómagos sensibles.

Lemaitre no deja nada al azar. Sabe crear una trama bien sólida, a la que ni le sobra ni le falta nada, sin dejar cabos sueltos. Y con un ritmo y una tensión sobre todo en la última mitad del libro que hace que devoremos estas páginas sin apenas darnos cuenta. Y el final, impactante, inmejorable, de los que dejan huella. No apto para los débiles de corazón.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Un monstruo viene a verme de Patrick Ness

Un monstruo viene a verme
Patrick Ness
Trad: Carlos Jiménez Arribas
Ilustraciones:  Jim Kay
Editorial: DeBolsillo, 2014

Siete minutos después de la medianoche, Conor despierta y se encuentra un monstruo en la ventana. Pero no es el monstruo que él esperaba, el de la pesadilla que tiene casi todas las noches desde que su madre empezó el arduo e incansable tratamiento. No, este monstruo es algo diferente, antiguo... Y quiere lo más peligroso de todo: la verdad.
Maliciosa, divertida y conmovedora, Un monstruo viene a verme nos habla de nuestra dificultad para aceptar la pérdida y de los lazos frágiles pero extraordinariamente poderosos que nos unen a la vida.
 Me ha gustado este libro, aunque, será por las expectativas,  no tanto como esperaba. O mejor debiera decir que no me ha emocionado como esperaba. Será que estoy insensible últimamente...

Y es que nuevamente me da la impresión de que se pasan con la tragedia. Conor, el protagonista de esta historia, no sólo tiene que asumir la dolorosa enfermedad que está llevándose a su madre poco a poco. Además sufre acoso en el colegio. Y además, su padre los abandonó hace años. Y aparece ahora, para ayudar a su hijo en estos duros momentos. Aunque a mí me da la impresión que más que ayudar, desayuda... Porque él ya tiene otra familia en Estados Unidos. Y prácticamente le dice que no tiene cabida en esa familia perfecta. Porque supongo que lo más lógico en esta situación es que Conor se fuera con su padre, no con su abuela. Pero bueno, esto es algo que pienso yo...

Pero sí, me ha gustado esta historia. Sobre todo por cómo trata el tema de la culpa, del dolor, del miedo, del arrepentimiento... Por el modo en que trata todos los sentimientos contradictorios que surgen cuando la persona que más queremos sufre una larga enfermedad. Una enfermedad que no tiene cura, que sólo tiene un final. Un final que por un lado nos negamos a aceptar y por otro, estamos deseando que ocurra, para acabar con todo. Pero saber que por un momento hemos pensado esto, nos produce un tremendo sentimiento de culpa. ¿De verdad queremos que muera? Y nuestra mente se convierte en un caos. Se debate entre el amor y el dolor; entre el amor y la rabia; entre el amor y la impotencia; entre el amor y la culpa... Culpa, culpa, culpa... ¿De verdad somos malos por pensar esto? Por desear que todo acabe de una vez, que suceda lo que tiene que suceder. Y esto es lo que Conor tiene que comprender. Que él no es malo. Sólo es un niño. Un niño que tiene que enfrentarse a una dolorosa pérdida. Y asumirla. Y que su reacción es la normal. Ni buena ni mala. Humana.

La edición es también uno de los puntos fuertes de esta novela. Las ilustraciones son preciosas y se convierten en un elemento muy importante de la historia. No es un mero adorno. Sin ellas no se disfruta igual esta novela. Una novela que se lee en una sola tarde y que invita a la reflexión.