lunes, 12 de mayo de 2014

Leemos el Quijote: Capítulo XVIII


http://librosquehayqueleer-laky.blogspot.com.es/2013/12/en-2014-leemos-el-quijote.html?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:+blogspot/tBFTo+%28Libros+que+hay+que+leer%29

Otro capítulo que destaca por los diálogos entre Quijote y Sancho. Se lamenta Sancho de la mala suerte que los está acompañando. Sólo una victoria han tenido hasta ese momento. Y no se puede decir que saliera don Quijote bien parado precisamente...

Don Quijote achacaba a un encantamiento el no haber podido moverse para defender a su escudero. Y menciona que ojalá hubiera tenido una espada que sirviera contra los encantadores, como la que tenía Amadís. Pero Sancho, tras su experiencia con el bálsamo de Fierabrás, le responde: 

Yo soy tan venturoso, dijo Sancho, que cuando eso fuese, y vuestra merced viniese a hallar semejante espada, sólo vendría a servir y aprovechar a los armados caballeros como el bálsamo, y a los escuderos que se los papen duelos.

Termina este capítulo con don Quijote atacando a un rebaño de ovejas y carneros, creyendo que se trataba de un ejército...

¿Cómo dices eso? respondió Don Quijote, ¿no oyes el relinchar de los caballos, el tocar de los clarines, el ruido de los atambores? No oigo otra cosa, respondió Sancho, sino balidos de ovejas y carneros, y así era la verdad, porque ya llegaban cerca los dos rebaños. El miedo que tienes, dijo Don Quijote, te hace, Sancho, que ni veas ni oigas a derechas, porque uno de los efectos del miedo es turbar los sentidos, y hacer que las cosas no parezcan lo que son; y si es que tanto temes, retírate a una parte y déjame solo, que solo basto a dar la victoria a la parte a quien yo diere mi ayuda. Y diciendo ésto puso las espuelas a Rocinante, y puesta la lanza en el ristre bajó de la costezuela como un rayo. Diole voces Sancho, diciéndole: Vuélvase vuestra merced, señor Don Quijote, que voto a Dios que son carneros y ovejas las que va a embestir: vuélvase, desdichado del padre que me engendró: ¡qué locura es ésta! Mire que no hay gigante ni caballero alguno, ni gatos, ni armas, ni escudos partidos ni enteros, ni veros azules ni endiablados. ¿Qué es lo que hace? Pecador soy yo a Dios. Ni por esas volvió Don Quijote, antes en altas voces iba diciendo: Ea, caballeros, los que seguís y militais debajo de las banderas del poderoso emperador Pentapolin del arremangado brazo, seguidme todos, vereis cuán facilmente le doy venganza de su enemigo Alifanfaron de la Trapobana.
Y tampoco terminará bien esta aventura para don Quijote... Algún diente perderá...

10 comentarios:

Angela Leon dijo...

Un capítulo divertido, jajaja Vaya par de dos, va a acabar como el rosario de la aurora a este paso.

Bs.

Manuela dijo...

A mí me da que Sancho empieza a cansarse de don Quijote...
Besos.

Tizire dijo...

Si es que Quijote tiene excusas para todo: ya le vale! Y el pobre Sancho, mientras tanto, recibe más leña que no sé... A ver qué hacen la semana que viene! 1beso!

Undestinocontigo! dijo...

Leí este libro en sexto de primaria (Una versión infantil partida en dos) Y el año pasado nos lo volvieron a hacer leer pero esta vez sólo una selección de capítulos y la verdad es que tendría que leerlo entero, porque es un libro totalmente loco que me hace sonreír como poquitos ^^
Besos.

The An5a dijo...

Hola^^
Opino como Undestinocontigo, me hicieron leer la versión infantil y opino que debería volver a leerlo entero jajaja
La verdad es que os lo estáis pasando bien eh
Un beso

Lesincele dijo...

Vaya dos jajaja, me alegro que sigas disfrutándolo.
Un beso!

Mientras Leo dijo...

Y qué me dices de Sancho? no todo es Quijote, a estas alturas a mi ya me había ganado la partida
Besos

Carmenzity Zeta Zeta dijo...

Vaya par, siempre de lío en lío.
Saludos!

MDolores dijo...

Pobrecillos, no consiguen los exitos esperados nunca. Seguiremos leyendo a ver si su suerte mejora...
Un beso!

Meg dijo...

Gracias por una semana más :-)