lunes, 17 de noviembre de 2014

Leemos el Quijote... Capítulos XLV

http://librosquehayqueleer-laky.blogspot.com.es/2013/12/en-2014-leemos-el-quijote.html


Muy divertido ha resultado este capítulo, donde no han parado de suceder cosas. Primero, todos los conocidos de don Quijote, el barbero, el cura, Cardenio y don Fernando,  se ponen de acuerdo para decir que la bacía realmente es yelmo, para asombro de todos los presentes. Ellos no pueden parar de reír, pero el resto de gente, que no conoce a don Quijote, considera que todo lo que está sucediendo es un absurdo, un auténtico disparate. 
Y no acaba aquí la cosa. Más cosas suceden, con peleas por medio. Y se liará al final, cuando uno de los cuadrilleros que están en la posada reconoce a don Quijote como el que había liberado a los galeotes. Intentará apresarlo y pedirá ayuda a sus compañeros de la Santa Hermandad. Pero evidentemente, nuestro caballero no se dejará...

El ventero, que era de la cuadrilla, entró al punto por su varilla y por su espada, y se puso al lado de sus compañeros; los criados de don Luis rodearon a don Luis, porque con el alboroto no se les fuese; el barbero, viendo la casa revuelta, tornó a asir de su albarda, y lo mismo hizo Sancho; don Quijote puso mano a su espada y arremetió a los cuadrilleros. Don Luis daba voces a sus criados que le dejasen a él y acorriesen a don Quijote, y a Cardenio, y a don Fernando, que todos favorecían a don Quijote. El cura daba voces, la ventera gritaba, su hija se afligía, Maritornes lloraba, Dorotea estaba confusa, Luscinda suspensa y doña Clara desmayada. El barbero aporreaba a Sancho, Sancho molía al barbero; don Luis, a quien un criado suyo se atrevió a asirle del brazo porque no se fuese, le dio una puñada que le bañó los dientes en sangre; el oidor le defendía, don Fernando tenía debajo de sus pies a un cuadrillero, midiéndole el cuerpo con ellos muy a su sabor. El ventero tornó a reforzar la voz, pidiendo favor a la Santa Hermandad: de modo que toda la venta era llantos, voces, gritos, confusiones, temores, sobresaltos, desgracias, cuchilladas, mojicones, palos, coces y efusión de sangre. Y, en la mitad deste caos, máquina y laberinto de cosas, se le representó en la memoria de don Quijote que se veía metido de hoz y de coz en la discordia del campo de Agramante; y así dijo, con voz que atronaba la venta:

-¡Ténganse todos; todos envainen; todos se sosieguen; óiganme todos, si todos quieren quedar con vida!

A cuya gran voz, todos se pararon, y él prosiguió diciendo:

-¿No os dije yo, señores, que este castillo era encantado, y que alguna región de demonios debe de habitar en él? En confirmación de lo cual, quiero que veáis por vuestros ojos cómo se ha pasado aquí y trasladado entre nosotros la discordia del campo de Agramante. Mirad cómo allí se pelea por la espada, aquí por el caballo, acullá por el águila, acá por el yelmo, y todos peleamos, y todos no nos entendemos. Venga, pues, vuestra merced, señor oidor, y vuestra merced, señor cura, y el uno sirva de rey Agramante, y el otro de rey Sobrino, y pónganos en paz; porque por Dios Todopoderoso que es gran bellaquería que tanta gente principal como aquí estamos se mate por causas tan livianas.

7 comentarios:

Lady Aliena dijo...

Sin haber leído el Quijote, me estoy enterando muy bien gracias a vuestras reseñas. Un beso.

Atalanta dijo...

Por fin hemos recuperado a don Quijote! :-)
A ver si al final si que va a estar encantada la venta... XD
Un besazo!

The An5a dijo...

Holaa^^
No sé cuántos capítulos tiene, pero me parece que ya os quedará poquito, ¿no?
Un beso<3

Manuela dijo...

A mí también me ha resultado muy divertido. Estos capítulos en los que tenemos a don Quijote en estado puro son los mejores.
Besos.

Pinkiland dijo...

Vengaaa, que ya queda poco!!
Besoss cielo :)

Yossi Barzilai dijo...

A que lo releo a principios de año... es que con estas entradas me entán entrando unas ganas... Besos :)

Mientras Leo dijo...

Sin prisa pero sin pausa, y eso que tengo la sensación de que hay quien se ha quedado en el camino
Besos