martes, 24 de enero de 2017

El hijo adoptivo de Álvaro Pombo

El hijo adoptivo
Álvaro Pombo
Anagrama, 1986
Esta es la historia de dos escritores más o menos orgullosamente inéditos, una madre ya difunta y su hijo Pancho, aislados en una decrépita casa de campo, en el norte de España, no lejos del mar, y atendidos por una anciana e insondable criada.
Irrumpe el pasado, un pasado oscuro, en forma de la inesperada visita de un hombre que quince años atrás fue secretario de Pancho durante breve tiempo, hasta ser misteriosamente despedido por la madre. Poco después, un niño, hijo de ese hombre, se instala en el caserón... y las consecuencias de ese pasado empujan a la novela a un final trágico, irónico  e insospechable.
El protagonista absoluto de El hijo adoptivo es Francisco García Martínez, aunque casi siempre el autor se referirá a él como Pancho. Su madre ha muerto hace ya dos años cuando aparece en su casa un misterioso hombre que había trabajado para él como secretario hace años. Pancho no puede evitar sentirse culpable por su despido. Piensa que su madre le echó porque creyó percibir cierta relación homosexual entre ellos. Pero, ¿la hubo? Porque el escritor juega aquí a sugerir, sin confirmar nada. 

El acierto de El hijo adoptivo no está en la historia en sí, sino en el modo en que está contada. En lo que cuenta y en lo que no cuenta, lo que calla... En discernir entre lo real y lo ficticio, dónde empieza la realidad de Pancho y dónde la historia escrita. Su madre, escritora, creo una historia de la infancia  de Pancho. Una historia que había pasado desapercibida a los ojos de Pancho hasta ahora. Y que le va a provocar muchas dudas sobre sus orígenes. ¿Fue él un hijo adoptivo? ¿Se repite ahora la historia al adoptar al hijo de su secretario? La última novela escrita por su madre se parece mucho a la vida de ella con su hijo. ¿Está ya su historia escrita? ¿Puede cambiarla? ¿Tiene control sobre su vida o es un simple personaje? El aislamiento en el que tanto Pancho como su madre han vivido durante años ha hecho que les cueste discernir entre vida y escritura. 
Escribo, luego existo. Luego existe un mundo irrevocable por obra y gracia de mis palabras, de la palabra, del verbo que se hace carne y habita entre nosotros.

No sé si puedo decir si me ha gustado... Lo que sí puedo afirmar es que indiferente no me ha resultado. Es una lectura que necesita de todos sus sentidos alerta, porque no tiene desperdicio cada frase, cada escena. Y se puede sacar mucho jugo de cada una de ellas. De esas novelas que, estoy segura, salen ganando con una segunda lectura.

Recordaba yo una y otra vez cómo me decía, siendo aún yo muy joven, que la publicidad no añade nada a los libros; ni siquiera la presencia potencial de un lector, puesto que gran parte de los libros que se editan nunca se leen; que lo único que añadía era, al escritor, una aureola de vanidad ilusionada,  un creerse alguien por el mero hecho de haberse vuelto accesible a todos, aunque no tuviera nada en concreto que decir a ninguno en particular y aunque no conociese a nadie. "Es una ilusión de realidad lo que buscamos, una ilusión de sustancia; no una efectiva comunicación": frases así, recordaba yo, eran corrientes en la conversación de mi madre.



29 comentarios:

Aglaia Callia dijo...

¡Hola!

No lo conocía, pero me intrigó la sinopsis, primero, y luego que has contado de la trama y lo que te ha parecido. Y me quedo así, indecisa e intrigada, pero no indiferente ;)

Besos.

albanta dijo...

Pombo no es un autor fácil. Creo que hay que buscarle el momento. Y yo ahora no podría.

Mientras Leo dijo...

A mi Pombo me gusta, es para leerle con calma y reposadamente, con muchas referencias y cultismos, pero muy disfrutable
Besos

Manuela dijo...

No he leído nada del autor y tengo en casasu última novela, así que ya te contaré qué tal mi estreno.
Besos.

Aylavella dijo...

Este libro no me acaba de convencer, lo dejo pasar.
Besos

Lady Aliena dijo...

Tiene una pinta estupenda. Aunque lo dejaré para más adelante, caerá. Besos.

Lunilla dijo...

No pinta mal es original. Aunque leyendote creo que auguro una lectura diferente y yo ahora mismo no estoy para estas lecturas. Quizás en otro momento... de hecho quiero leer al autor
Besos

Ginés J. Vera dijo...

Tengo pendiente leer a este autor, en mis estanterías guardo una novela suya que encontré huérfana y desatendida en la calle. Hay gente para todo. Gracias, me lo apunto porque seguro que me gustará esta más actual. Un saludo.

Mi tarde junto a un libro dijo...

Hola! Aunque no descarto este libro, tiene algo que me llama, me lo anoto pero para mucho más adelante cuando vea que me vuelvo a concentrar 100% cuando el libro lo necesita porque sé que si lo empiezo dentro de poco lo dejaré por no estar totalmente atenta a la lectura.
Besos!

Atrapada dijo...

Me resulta curioso lo que comentas de este libro, a veces pasa que terminamos una lectura y quedamos un poco pensativos sobre si nos ha gustado o no, y si nos ponemos a pensar en puntuaciones para Goodreads el debate interno es aún mayor.

Besos =)

Mustis Lectora dijo...

Bueno, por lo menos por el argumento y la forma en la que está escrito parece interesante, así que no me negaría a leerlo si cayera en mis manos. ¡Gracias por tus reseñas!

Eyra dijo...

Solo he leído un libro del autor y estoy casi segura de que no repetiré, me resultó pedante hasta el exceso. Menos mal que hay libros para todos los gustos.

Un beso

Xavier Beltrán dijo...

Como dice Eyra, yo tampoco repetiré con Pombo. El temblor del héroe me pareció no solo aburrido, sino elitista, pedante, repelente y pomposo hasta decir basta. No volveré a acercarme a sus letras, lo tengo clarísimo.

Un besito.

Maria Vazquez dijo...

No se que pensar de esta historia, y teniendo todo lo que tengo pendiente lo dejo pasar. Besos

Mrs. So dijo...

Ya me han dicho que Pombo es un autor que, de una forma u otra, no deja indiferente. Aún estoy por leer alguna de sus obras para comprobarlo yo misma.
Besos!

Norah Bennett dijo...

Este autor me parece "pesado" a la hora de contar las historias y me aburre. Intenté leer la de amarilla Turpin y la de Virginia y las dos las dejé. En esta que traes encima no están las cosas claras y no me convence.
Besos

Francisco dijo...

Por lo que comentas en tu reseña y lo que leo en los comentarios, la narrativa de este autor no me atrae. Besos.

Marina Cordoba dijo...

Si te soy sincera, no me gusta nada este autor, de ahí que lo deje pasar. Besos

Marya dijo...

Cuando un libro no resulta indiferente creo que es algo bastante positivo, lo peor es terminarlo pensando que ni fu ni fa. un besote :)

Irunesa dijo...

Pues la historia me tienta pero vistas algunas opiniones no se si en estos momentos sería un libro para mí...
Un beso

mar dijo...

Yo leí hace muchos años el metro de platino iridiado y me pareció un rollo, igual era muy joven y ahora me gustaría mas, pero no se si me animaría con todo lo que tengo pendiente. Besinos.

Laura dijo...

Aunque este no me termina de convencer, si que me apetece leer algo de este autor.
Besos!

Lesincele dijo...

La verdad es que esta vez no me dice mucho! y casi que me alegro que llevo una racha en la que me llama casi todo
Un beso!

Tatty dijo...

No he leído nada del autor y el libro no lo conocía pero no me atrae lo suficiente como para animarme
Besos

Letraherido dijo...

Buena reseña :)
Me tienta la historia, y tengo pensado leer a Pombo, pero lo seguiré postergando por ahora.
Un abrazo.

Marisa G. dijo...

De Pombo no he leído nada. Tengo por casa un libro suyo, no recuerdo el título, así que, por probar, leería ese. Besos

Nieves Villalón dijo...

No lo conocía pero me ha llamado mucho la atención, así que me lo apunto. Gracias guapa :)

Shorby dijo...

No conocía el libro... sí al autor, aunque no he leído nada suyo.

Besotes

Ray dijo...

Al igual que a ti, no sé si me gustaría, interesante parece. Lo que sí me han gustado han sido las citas que escogiste. Te copio una que me ha gustado mucho para mi Facebook.

Un beso ;)